Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

Más errores en el caso Marta


Un error más hay que sumar al sumario del caso Marta. Ahora se ha sabido que a la Policía se le escapó que «El Cuco» tenía otros dos coches. Lamentablemente, ambos fueron a parar al depósito municipal retirados por la grúa y uno de ellos, que tal vez contuviera pruebas del crimen, ya ha sido desguazado. Este nuevo error convierte el juicio que debe celebrarse próximamente en un espectáculo que beneficiará a los asesinos y sus cómplices por la falta absoluta de pruebas y la negligencia policial. El sufrimiento de la familia de Marta sufre otro incremento inesperado. EFE ha destapado el nuevo rumbo del caso.

Aunque parezca increible, en un informe policial entregado en estos días al juez encargado del caso se confirme que la madre de «el Cuco», el menor de edad acusado de la violación y muerte de Marta del Castillo, disponía en realidad de tres vehículos y no de uno solo, el Volkswagen Polo que presuntamente fue utilizado por su hijo para trasladar el cuerpo de la joven. La Policía desconocía su existencia y no ha podido analizarlos. Uno de ellos, además, ya fue destruido en noviembre pasado. La madre de «el Cuco» y su compañero sentimental tenían otros dos coches, un Renault 19 y un Ford Escort, cuya existencia no fue conocida por la Policía a pesar de lo sencillo que parece a primera vista.

Consecuentemente, los especialistas sólo pudieron buscar restos biológicos de Marta en el Volkswagen Polo que Miguel Carcaño, «el Cuco» y Samuel Benítez dijeron que fue utilizado para trasladar el cuerpo de Marta hasta la pasarela de Camas para arrojarlo al río Guadalquivir tras su violación y asesinato.

Según EFE, en este último informe del pasado 12 de mayo, hace dos semanas, la Policía informó al juez de Instrucción 4 de Sevilla de que en marzo pasado —antes de que fuera decretada la apertura de juicio oral por el asesinato de Marta—, y dentro de las investigaciones por la muerte de la joven, tuvo conocimiento de que la madre de Javier y su compañero eran dueños de otros dos vehículos, un Renault 19 y un Ford Escort, que en agosto de 2009 fueron denunciados como abandonados en la vía pública.

El primero de ellos fue denunciado por estar abandonado, con las ruedas pinchadas y sin placas de matrícula, en agosto de 2009, por lo que el Ayuntamiento de Sevilla lo retiró de la vía pública y lo destruyó el 27 de noviembre de 2009. Los análisis en busca del ADN de Marta se ciñeron al Volkswagen Polo que los principales imputados señalaron como el usado para trasladar el cadáver.En este vehículo no se ha podido llevar a cabo ninguna gestión de investigación, precisa la comunicación policial.

El segundo vehículo, un Ford Escort, fue denunciado por estar abandonado en la avenida Carlos Marx de Sevilla, en la barriada de Amate, y lo retiró la grúa municipal en septiembre de 2009.
Se encontraba pendiente de destrucción cuando la Policía Judicial se percató de su existencia y lo incautó.

Trasladado a las dependencias policiales de la avenida de Blas Infante, la analítica de los restos hallados en dicho coche ................



................ no coincide con el perfil de Marta y sí con el de un hombre y una mujer, que no han podido ser cotejados con los de la madre del menor y su compañero dado que ninguno de ellos ha sido sometido hasta ahora a extracción de muestras de ADN, han explicado fuentes del caso.

No obstante, la Policía precisa que los restos femeninos coinciden con los hallados en el Volkswagen Polo que fue analizado como posible medio de transporte de la joven asesinada, por lo que podrían corresponder con la madre del menor.

Otras anomalías

No es la única anomalía. La primera de todas fue la consideración de la desaparición de Marta como una fuga de una menor del domicilio paterno y la negativa de la Policía a considerarla una desaparición en toda regla. Todos los expertos consideran que las primeras horas de la desaparición de un menor son fundamentales para su localización. Sin embargo, en este caso, durante dos días el caso Marta no obtuvo la consideración debida. La familia de Marta ha confirmado este extremo. la menor desapareció en la tarde del sábado día 24 de enero de 2009 pero hasta el día 26 no empezó realmente a considerarse una desaparición. Hasta entonces, la policía dijo a la familia que era normal y que volvería seguramente el lunes. Para prueba baste decir que el mismo día de la detención de Carcaño el Delegado del Gobierno, Juan José López Garzón dijo que había pruebas de "total fiabilidad" que indicaban que Marta se encontraba en una provincia limítrofe de Sevilla.

Otra anomalía fue la tardanza en detener al principal imputado. Aunque se sabía que el primer sospechoso era Miguel Carcaño, no se le detuvo hasta 20 días más tarde, el 14 de febrero, permitiendo de ese modo que el luego confeso asesino de Marta pudiera hacer desaparecer toda clase de posibles pruebas.

Mucho después se supo que la máquina que averigua el ADN estuvo averiada en los primeros momentos impidiendo conocer los resultados de manera inmediata ya que se tuvieron que mandar todos los materiales a analizar a Madrid. Se perdió así un tiempo precioso para conocer la verdad e impedir que los principales sospechosos redondeasen sus coartadas.

Aunque Rubalcaba prometió a la familia toda clase de medios y de tiempo, la realidad fue bien otra. El 19 de marzo Rubalcaba visitaba Sevilla donde se reunió con el padre de la joven y le aseguró que "no habría límite temporal ni económico". Ese mismo día se paralizaban las labores en el vertedero ante la falta de fondos del Ministerio.

Por su parte, el jefe Superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, Enrique Álvarez Riestra, también hizo siempre caso a las declaraciones de Carcaño y el resto de acusados. Recuérdese la historia de un cenicero que pudo acabar con la vida de Marta y que nunca apareció Por si fuera poco, Álvarez llegó a afirmar que Marta del Castillo "sufrió la agresión entre las 20.02 y las 20.35 horas en el domicilio de Miguel en la calle León XIII de Sevilla, estando ambos de pie", pero nada se ha demostrado sobre ello.

Finalmente se desveló que tampoco habían sido grabados los interrogatorios de los imputados en ninguna de las fases del procedimiento. La ausencia de tales grabaciones impide no sólo conocer con precisión y exactitud lo que dijeron, sino además cómo lo dijeron, cuando titubearon, cuando se contradijeron, cómo reaccionaron ante diferentes o idénticas preguntas, etc. Es decir, no se puede utilizar tal material de primera importancia en el repaso de los hechos contados por ellos mismos. Para ello sólo se cuenta con el resumen realizado por el Juzgado que, como es sabido, no siempre recoge detalles que podrían llegar a ser esenciales en una revisión a fondo de todo lo acontecido desde enero.

Fuente

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Incrível!

Tanta dor que a Família de Marta passa constantemente , já não falando do que Marta del Castillo sofreu ( não esqueço Todos/as as mais Vítimas de desaparecidos ou assassinados) e ainda mais isto,sempre mais!!!!! ???

Lamento muito tantos sofrimentos.

Maria

Publicar un comentario en la entrada

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar