Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

Sara Morales - Sigue desaparecida


Fecha desaparición: 31 Julio 2006
Ciudad:Las Palmas de Gran Canaria

Sara Morales, una niña de 14 años, había quedado con su amigo en un centro comercial. Nunca llegó. Por más que el chico la llamaba al móvil, ella nunca contestó. Finalmente el móvil se apago, así como el rastro para encontrarla. Ya nada más se supo de ella. Rápidamente la sociedad de La Isla de Gran Canaria se volcó para encontrarla y empapeló con sus fotografías por toda la isla. A pesar de que el resto de las islas también se solidarizaron, no hubo manera de encontrar ninguna pista. Según la policía, ella había comentado a sus amigas íntimas que quería marcharse, aunque el Comisario Jefe de la Brigada Judicial que conduce el caso, afirma que no cree que ésa fuera la razón. La joven no llevaba dinero ni documentación.

La familia de la adolescente no pierde la esperanza de que cualquier día los agentes que están a cargo de la investigación les digan que ya se ha acabado la pesadilla. Que han encontrado a Sara y que se encuentra bien.
Desde que se denunció la desaparición, agentes de Servicio de Atención a la Familia (SAF) y del Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Las Palmas no han dejado de investigar y de rastrear todas y cada una de las llamadas recibidas.

Misa por Sara Morales

Familiares y amigos se reunieron en una misa por Sara Morales
Cuando está a punto de cumplirse un año de la desaparición de la menor Sara Morales, por causas que aún se desconocen e investigan, esta tarde sus familiares y vecinos llevaban a cabo una manifestación que partía desde la casa de la joven y concluía en el Centro Comercial La Ballena. A la cita también acudían unos 30 motoristas que ya hicieron lo propio con el otro pequeño desaparecido de Vecindario, Yeremi Vargas, y centenares de personas solidarias con la familia, a los que se les iban sumando más gente, de todas las edades, a medida que avanzaba la manifestación, convocada para recordar que siguen esperando que aparezca.
Todos los convocados portaban carteles con la cara de Sara y también de Yeremi y a la cabeza iba Nieves la madre de la menor desaparecida junto con su hermana y su marido sujetando una gran pancarta con el lema 'Sara vuelve. Te estamos esperando'.


Además, hoy hubo una novedad, y es que tanto en las puertas de los portales de la calle donde vivía Sara como en las camisetas de los manifestantes colocaron un lazo verde, de esperanza de encontrarla algún día, ilusión que no pierden ni sus familiares, ni sus amigos, ni vecinos, ni los ciudadanos en general, a los que la noticia de su desaparición sobrecogió como si de alguien de su entorno se tratara.

La búsqueda se reactiva más de un año después de su desaparición

La Policía Nacional anuncia el refuerzo de los funcionarios que llevan el caso con un grupo especial con los siete miembros más destacados de la Brigada Judicial. Un año y dos meses después de iniciarse la búsqueda de la niña Sara Morales, desaparecida en Las Palmas de Gran Canaria el pasado 30 de julio de 2006 cuando tenía 14 años, la investigación policial para encontrarla “empieza de cero”. Así lo comunicó este martes el Jefe Superior de la Policía de Canarias, Narciso Ortega, quien anunció que a partir de este miércoles se unirá al equipo policial encargado de las pesquisas un grupo especial con los miembros más destacados de la Brigada Judicial.
Durante su discurso con motivo del Día de la Policía, Ortega quiso recordar el caso de esta niña, del que aseguró: “no nos olvidamos”. Todo lo contrario, ya que aseveró que no se escatiman esfuerzos ni recursos en ello.
Muestra de esto fue el anuncio de un nuevo equipo con siete de los miembros más destacados de la Brigada Judicial de Las Palmas, que se unirá al equipo que desde hace más de un año se encarga de la investigación en torno a la desaparición de la niña. Narciso Ortega declaró que, de esta forma, “se empieza de cero” en la investigación. Estos refuerzos serán inspectores, subinspectores, oficiales o policías de base que destacan dentro de las distintas unidades de investigación de la Brigada Judicial, que estarán totalmente liberados y su tarea se dedicará exclusivamente a buscar a la niña.
no obstante, estos funcionarios se coordinarán con los responsables de la investigación actuales, así como con aquellos pertenecientes a la Brigada Judical de Madrid que han hechado una mano en el caso en varias ocasiones.
Sara Morales lleva más de un año desaparecida, desde que el 30 de julio de 2006 salió en dirección al centro comercial La Ballena, en Las Palmas de Gran Canaria. Ha cumplido 15 años fuera de casa pero su familia mantiene la esperanza de volver a verla.
El pasado 27 de julio de 2007 se hizo la última concentración para recordar su pérdida, en Las Palmas de Gran Canaria, a la que faltó su abuela, Josefa Castellano quien declaraba entonces que, a pesar de ya casi no contar con fuerzas, no dejaría nunca de buscarla ni mantener la esperanza.


La búsqueda de Sara Morales llega hasta Estados Unidos

La búsqueda de la joven Sara Morales, desaparecida en julio de 2006 en la capital grancanaria, ha traspasado las fronteras españolas y de algunos países del entorno europeo para llegar a Estados Unidos.
Las autoridades judiciales han solicitado mediante una comisión rogatoria la colaboración de las norteamericanas para seguir la pista de algunos de los alrededor de 300 contactos que la menor tenía asociados en su ordenador a través del programa de mensajería instantánea Messenger, de la compañía Microsoft. La Policía española continúa investigando los contactos de la menor a través de Internet, una de las fuentes de información más importantes para averiguar qué ocurrió en la tarde del 30 de julio de 2006, cuando Sara, que entonces tenía 14 años, salió de casa para acudir a una cita con un amigo en el centro comercial La Ballena y ya nada se supo de su paradero. El grupo especial de investigación impulsado por la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Canarias, formado recientemente para dedicarse en exclusividad al caso, pretende desentrañar toda la información que puedan aportar los alrededor de 300 contactos que la joven tenía a través del Messenger, una tarea que debe pasar indefectiblemente por la colaboración de la justicia norteamericana para que la empresa de Estados Unidos facilite la autorización y el acceso final a los datos que interesan contrastar a los investigadores y poder seguir las pesquisas.
El trámite no es rápido, ni sencillo. Ni mucho menos. "Es muy dificultoso", afirma Ignacio Bádenas, comisario jefe de la Brigada Provincial de la Policía Judicial. Las autoridades policiales han solicitado la comisión rogatoria porque los tribunales españoles sólo tienen jurisdicción en el territorio nacional.
En el caso de la empresa de mensajería por Internet, su origen estadounidense ha obligado a la petición del mecanismo de auxilio judicial internacional. "Con las empresas de telefonía móvil, por ejemplo", explica Bádenas, "la información ha sido rápida y la colaboración, inmediata, porque están radicadas aquí". En el proceso se ha puesto también sobre aviso a la Interpol, alertada asimismo con las pesquisas que se han seguido, y continúan realizando los agentes del caso, en países como Reino Unido, Holanda, Italia, Marruecos, Francia y Grecia, que están relacionados al parecer con algunos de los contactos que la menor tenía en la Red.

La información que ha venido proporcionando a los investigadores policiales el contenido del ordenador de Sara parece no acabarse, pese a que la adolescente, que vivía en el barrio de Escaleritas, desapareció hace ya más de un año. Muy al contrario, policías adscritos a la Brigada de Investigación de Delitos Tecnológicos, que depende de la Central de la Policía Judicial, mantienen un estrecho contacto con el caso desde pocos meses después de producirse la desaparición de la joven.
Desde que a los dos meses del suceso se les pidió colaboración esa actuación ha sido constante. De tal forma que un grupo de tres inspectores se desplazan cada quince días a la Isla para reunirse con el equipo policial de Las Palmas, permaneciendo una semana para actualizar informaciones y líneas de investigación. Y es que a partir de los datos servidos por la dirección de Messenger de Sara, se ha ido tejiendo una prolija red de contactos, más allá de los 300 que tenía la joven asociados.
Sobre ellos, y otros terceros relacionados con éstos, se siguen las pesquisas porque la menor, meses antes de su desaparición, chateaba habitualmente desde casa, las de sus amigas, y desde los cíber

La Familia de Sara Morales espera a que vuelva



La policía descarta que Sara Morales desapareciera de forma voluntaria

El comisario jefe de la Brigada de Policía Judicial de Las Palmas, Ignacio Bádenas, aseguró este miércoles que las líneas de investigación sobre el caso Sara Morales se centran especialmente en la desaparición involuntaria de la niña de 15 años ya que consideran que la probabilidad de que se haya ido de forma voluntaria es mínima. Aseguró, además, que del millar de llamadas que han recibido sobre este asunto, algunas de ellas alertaron de la presencia de la adolescente en Reino Unido, Holanda y Marruecos.Por ello se desplazó personal de Canarias y se trabajó conjuntamente con la policía de estos países y aún siguen las gestiones, pero se ha descartado la presencia de la niña con algún adulto.

Un nuevo grupo de la Brigada de la Policía Judicial, formado por dos inspectores, dos subinspectores y tres oficiales de policía, comenzó a trabajar desde ayer en la investigación de la desaparición de Sara Morales hace más de 15 meses. Esta nueva unidad, formada por siete de los mejores profesionales del Cuerpo Nacional de Policía, hará un trabajo paralelo al grupo que lleva trabajando desde el mes de julio del pasado año. este caso no se escatiman recursos porque este tema es el más importante que tiene el Cuerpo Nacional de Policía, tanto en Canarias como a nivel nacional.
Hasta el momento la investigación la llevaba un grupo mixto de 20 personas de Canarias y otras 10 de Madrid. También colaboran dos unidades especializadas: la sección de homicidios y desaparecidos –centralizada en Madrid– y una brigada de investigación de delitos tecnológicos porque Sara mantenía contactos diarios a través de chats en internet con varias personas, tanto que se llegaron a detectar más de 300 correos electrónicos.



«Sin Sara, no hay Navidad»

Las navidades del año pasado fueron las más tristes que había pasado nunca la familia Morales Hernández. Sara llevaba seis meses desaparecida. Un año después, la pena es aún mayor si cabe, porque todos vuelven a enfrentarse a unas de fiesta que no compartirán con la joven. Y es que, como dice su prima Patricia, de sólo 12 años, «sin Sara, no hay Navidad».

Alba sólo tiene ocho años y desde hace uno y medio es muy consciente de que le falta su hermana mayor. La semana pasada celebró su cumpleaños y, como todos los niños, pidió un deseo al soplar las velas. «Mamá, no te digo lo que es, porque entonces no se cumplirá», le dijo a su madre. Pero a Nieves Hernández no hacía falta que su pequeña le contara nada. «Yo sé que ha pedido que vuelva Sara. Ella, como todos nosotros, seguimos esperando su regreso, y lo haremos mientras nos queden fuerzas».

Cuatro son los niños que, a pesar de todo, esperan con ilusión la Navidad en casa de los Morales Hernández: Patricia, de 12 años; Pedro y Andrea, de 10; y Alba, de ocho. «En esta casa no se puede decir que haya espíritu navideño», afirma Nieves, «pero sí está llena de la esperanza y el deseo de volver a verla. No hace falta que sea Nochebuena o Nochevieja para que pensemos en ella. El vacío que nos dejó es demasiado grande y Sara está presente cada día en nuestras conversaciones. Pero sí es cierto que deseamos que estos días pasen cuanto antes, porque estamos mucho más sensibles y parece que la pena se intensifica en estas fiestas».
En la casa, apenas una flor de Pascua que deja ver que la Navidad está a la vuelta de la esquina. «Es todo lo que vamos a poner», indica Nieves. «Sin Sara no vale la pena», se apresura a intervenir Patricia. «Bueno, a lo mejor, un arbolito, pero muy muy pequeñito», rectifica la niña.

De colocar el Belén, ni siquiera se habla. «Sara era la encargada de hacerlo todo junto con su padre. Buscaba las piedras, la hierba, ... en fin, todo. Lo vivía tanto que cada día movía las figuras de los tres Reyes Magos y las iba acercando hasta el pesebre. Desde que desapareció, el Nacimiento no ha salido de su caja», cuenta la madre.

«Todo ha cambiado. Ya lo vivimos el año pasado y éste va a ser igual. A Sara le encantaba salir conmigo a hacer las compras navideñas», recuerda Nieves. «Le gustaba mucho hacer regalos. Yo le daba su dinero para que se comprara la ropa que quería de regalo y siempre le dejábamos una sorpresa. Ahora, saldremos una tarde a comprar para los más pequeños, que tienen derecho a disfrutar de su infancia, pero nada más».

Así pues, las dos noches de cena serán como las de todos los días. Toda la familia reunida alrededor de una mesa, conversando de sus cosas y con el recuerdo siempre presente de Sara.

Hoy 31 de julio de 2008 hace 2 años que Desapareció Sara


¡¡NO TE OLVIDAMOS!!

1 comentarios :

Anónimo dijo...

:P

Publicar un comentario

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar