Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

El caso de Cristian se dilucida en Madrid

La sección de Homicidios y Desaparecidos refuerza los trabajos para dar con el paradero del joven, del que no se tienen noticias desde el 27 de diciembre 

Agentes especializados de la Sección de Homicidios y Desaparecidos de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), de Madrid, se han unido al Cuerpo Nacional de Policía de Asturias en los trabajos de investigación de la desaparición de Cristian González Cueli, del que no se tienen noticias desde el 27 de diciembre.

La complejidad del caso -calificado como «muy inquietante»- ha motivado el refuerzo por parte del grupo especializado en desapariciones, que ha intervenido, entre otros muchos, en el caso de los niños Ruth y José de Córdoba y en el secuestro de Anabel Segura. Los trabajos tratan de dilucidar si se trata de una fuga voluntaria o en una ausencia por voluntad ajena. Su entorno más próximo ha sido interrogado en varias ocasiones, así como otros testigos que habrían aportado una versión distinta a la de sus familiares, quienes aseguran que el joven acudió a cobrar una deuda a un taller en el Alto de la Madera y no regresó a su domicilio. Sin embargo, un vecino suyo ha declarado que esa misma noche lo vio en el edificio de la plaza de Sara Suárez Solís en el que ambos residen.

Por su parte, el propietario del taller al que Cristian acudió la noche del jueves 27 de diciembre a cobrar un dinero que le había prestado meses antes, aseguró que le había pagado la deuda y que lo había llevado en su coche a Pola de Siero, donde «le esperaban» para hacer otros negocios. El coche del desaparecido quedó aquel día en el taller «para ser reparado».

Tres días después, la familia y los amigos comenzaron a buscarlo infructuosamente por la inmediaciones del negocio de la Madera. Desde el primer momento se pusieron en lo peor. «Estamos convencidos de que algo malo le ha tenido que pasar porque Cristian no se iría de forma voluntaria. Le han tenido que hacer algo», comentaron entonces.

Préstamos a conocidos
El préstamo de dinero a conocidos era una práctica habitual de Cristian, pintor de profesión y aficionado a los coches caros y al cuidado personal. «Manejaba mucho dinero desde pequeño por herencia y en bastantes ocasiones había realizado préstamos», comentan quienes lo conocen. El negocio de pintura de brocha gorda que regenta contrastaba el alto nivel de vida que venía manteniendo. 

No se trata de una persona que pase inadvertida. A lo largo de su vida ha tenido coches Ferrari, Lamborghini y Porsche, además de otros utilitarios más modestos con los que se desplaza habitualmente.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar