Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

Un nombre vinculado a Yeremi y Sara

La policía considera a Marcos R. sospechoso de las desapariciones de los dos menores de edad


El Cuerpo Nacional de Policía lo investiga a fondo como uno de los principales sospechosos de las desapariciones de Sara Morales y Yeremi Vargas, dos menores de los que no hay rastro desde hace más de cuatro años. Y aunque las pistas no son del todo concluyentes contra Marcos Rodríguez Cabrera, un vecino de la capital grancanaria que fue juzgado en 2009 por dos intentos de secuestro a una niña y a una mujer de 25 años, coacciones a otra menor, hurto y tenencia ilícita de armas, los investigadores siguen sus pasos. Ahora está a punto de salir de prisión en régimen de libertad condicional, pero su nombre sigue en la lista de sospechosos.

La Audiencia de Las Palmas lo condenó a seis años de cárcel por las dos detenciones ilegales, pero ahora el Tribunal Supremo (TS) ha rebajado en dos años la pena tras absolverlo de uno de los secuestros. En otras palabras, el TS considera que Marcos R. sólo intentó meter en su furgoneta blanca a una niña de 11 años, y no a una mujer de 25 años y a otra menor de 16 años.

La única detención ilegal que el TS considera probada ocurrió el 4 de enero de 2008 en La Garita, Telde. Marcos R. cogió a la niña del cuello y trató de introducirla a la fuerza en su furgoneta, pero los gritos de la menor y la intervención de la madre de una amiga pusieron al secuestrador en fuga. Ambas acudieron a la policía, que lo detuvo cuatro días después gracias a la descripción aportada y la matrícula del furgón. Ahí arrancó una instrucción compleja, de cinco tomos y miles de folios, que ha sido tachada por fuentes judiciales de "frustrante".

Los investigadores siempre creyeron que Marcos R. pudo destruir pruebas en su crematorio de animales, una instalación ubicada en Salinetas que fue registrada hasta la extenuación por la policía. Se sacaron bolsas y bolsas de posibles pruebas, pero los análisis de ADN revelaron que en las entrañas del horno sólo quedaban restos de animales. ¿Pero y la ropa del entonces detenido?

Los agentes no encontraron prendas de vestir de Marcos R. en el crematorio, a pesar de que declaró que vivía allí. Ése es uno de cabos sueltos que quedaron en la investigación, según fuentes que participaron en la instrucción.

Los investigadores también lo vinculan con seis agresiones sexuales, pero ninguna de las pistas prosperó por falta de pruebas. Al final la Fiscalía de Las Palmas lo acusó de los tres secuestros. Pidió 11 años y medio de cárcel, pero sólo ha sido condenado a cuatro.

Fuente

2 comentarios :

Gianna dijo...

Me parece vergonzozo que sigamos sin saber nada. Que encierren a cualquier sospechoso y le den dos tundas, igual que a los de Marta del Castillo. Ya verás como cantan rápido.

Nuria dijo...

Gianna, si por mi fuera les habría apalizado ya, bien dices ¡vergonzoso!

Publicar un comentario

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar