Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

Cinco meses sin rastro de Cristian


28-5-2013
Cinco meses y sin rastro de Cristian. Las esperanzas de encontrar con vida al joven gijonés de 33 años se desvanecen con el paso del tiempo. El Cuerpo Nacional de Policía continúa con las investigaciones para esclarecer la misteriosa desaparición del vecino de Montevil, que falta de su domicilio de la plaza Sara Suárez Solís desde el 28 de diciembre. Hay avances, pero hasta el momento no se han registrado resultados positivos.

El caso está en manos de la Sección de Homicidios y Desaparecidos de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), de Madrid. Se investiga la posible conexión entre la ausencia de Cristian González Cueli con crímenes por supuestos ajustes de cuentas ocurridos durante las mismas fechas en otros puntos de la geografía española. 

La pista del joven se pierde tras cobrar una deuda de unos 50.000 euros en un taller de coches de competición del Alto de la Madera. El propietario del negocio lo llevó en su propio vehículo hasta Pola de Siero, donde al parecer le esperaba un Porsche Cayenne. Fue precisamente ese dato el que habría relacionado su desaparición con al menos otros dos crímenes registrados en Madrid y Valladolid.

Cristian tenía una pequeña empresa de pintura y llevaba un alto tren de vida, con coches Ferrari, Lamborghini o Porsche. Había cobrado una herencia de su padre y se dedicaba a prestar importantes sumas de dinero a bajos intereses. Un mes antes de desaparecer se había hecho con una pistola, porque se sentía amenazado. «Había tenido conversaciones tensas con unas personas a las que le había dejado dinero». Así se lo explicaron sus allegados al Cuerpo Nacional de Policía. 

En la caja fuerte de su domicilio se encontraron más de 100.000 euros y una lista manuscrita con los negocios que tenía pendientes. El hecho de que se fuese sin el dinero hace pensar que la ausencia no sea voluntaria.

Su familia se puso en lo peor desde el primer momento, cuando no regresó a casa a cenar con su novia, como habían quedado. «Le llamé al ver que tardaba, no me cogió y luego me mandó un mensaje sms: 'Lo siento, estoy ocupado. Llámame más tarde'». «Cristian siempre mandaba whatsapp y además esa no era su forma de expresarse», dijeron entonces sus allegados. Sin embargo, la Policía considera ahora que puede tratarse de un mensaje de texto automático con el que se pueden rechazar las llamadas. 

El caso no se cerrará hasta su esclarecimiento.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar