Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

Casi 2 meses sin Ruth y José

El mapa de una búsqueda estéril

En tan sólo unos días se cumplirán dos meses de la desaparición de Ruth y José sin que la Policía Nacional haya encontrado durante la investigación una pista clave que les lleve hasta su paradero

El próximo jueves se cumplirán dos meses sin Ruth y sin José, los niños que desaparecieron en Córdoba el pasado 8 de octubre. De ese día tan sólo se sabe que pasaron la mañana con sus abuelos, en la casa que éstos tienen en la calle Don Carlos Romero. Posteriormente, jugaron con sus primos en la casa de su tía, situada en San Lorenzo, y que de allí su padre, José Bretón, se los llevó a la finca de Las Quemadillas donde comieron y durmieron la siesta. A las 17:00 fueron al parque Cruz Conde, según el testimonio del progenitor, que ahora se encuentra en prisión, y unos minutos más tarde "los perdió de vista" sin dejar rastro. Así, hasta hoy.

Éstas son las piezas con las que cuenta el Cuerpo Nacional de Policía para encontrar a los pequeños. Pero, hasta el momento, encajarlas en el puzzle está siendo una misión imposible, ya que o faltan piezas o algunas de ellas no tienen la forma idónea para que ensamblen. Todo un laberinto en el que el dispositivo especial de búsqueda organizado en torno a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) no ha sabido encontrar el camino que lleve hasta los pequeños. El Día detalla a continuación los pasos dados por los agentes. El mapa de los lugares rastreados por la Policía no ha hecho sino crecer en estos 60 días y la búsqueda del pasado viernes, que llegó incluso al Granadal, se inscribe también en esa línea de arduo trabajo policial sin resultados firmes. Los principales focos de la investigación son los que a continuación se mencionan.

LA FINCA DE LAS QUEMADILLAS

La finca de los abuelos paternos de las Quemadilla ha marcado hasta ahora la línea principal de la investigación realizada por la Policía Nacional para dar con el paradero de Ruth y José. El primer registro de la parcela, de unos 10.000 metros cuadrados, se produjo el lunes 10 de octubre. Los agentes encontraron en un terreno próximo a la vivienda los restos de una hoguera en la que supuestamente el padre de los niños había quemado el mismo día de su desaparición varios recuerdos de su matrimonio, así como varios restos óseos de perro. Al día siguiente, los agentes continuaron con la búsqueda en la finca, pero sin éxito. La reanudaron el 20 de octubre, dos días después de la detención del padre. Durante dos jornadas, el equipo encargado de la investigación inspeccionó el naranjal que circunda la vivienda. Utilizaron un georradar para analizar los últimos movimientos del terreno, así como guías caninos. Las gestiones no dieron resultado. Pero éste no sería el último movimiento en la finca, ya que el jueves 3 de diciembre la Policía regresó con una tercera orden para investigar el interior de la casa. Los agentes levantaron losas, derribaron tabiques y buscaron en la cámara de aire del tejado. Nada.

RÍO GUADALQUIVIR

El cauce del río Guadalquivir más próximo a la finca de los abuelos paternos también ha sido uno de los puntos rastreados por la Policía para encontrar algún rastro de los niños. El martes 11 de octubre efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) rastrearon, sin éxito, distintos puntos del río en zodiac.

LA CASA DE LA VIÑUELA

La casa de los abuelos en la calle Don Carlos Romero, en La Viñuela, ha sido otro de los puntos en los que se ha centrado la investigación. El miércoles 12 de octubre ocho agentes estuvieron inspeccionando el interior de este domicilio, en el que los niños estuvieron el día de su desaparición. El rastreo duró más de una hora y media, pero sin conseguir nada concluyente.

CANTERAS Y GRAVERAS

Tras el fracaso en los registros de la finca de Las Quemadillas, la Policía Nacional amplió el radio a puntos próximos en los que podían encontrar alguna pista. El viernes 21 de octubre los agentes centraron la búsqueda con guías caninos en varias canteras, graveras y minas abandonadas del término municipal próximas a la parcela, que Bretón conocería por su trabajo como transportista y, debido a su proximidad al casco urbano, podría haberlas visitado en las cuatro horas que transcurren desde que recogió a sus hijos hasta que puso la denuncia. Pero tampoco aquí había nada.

ALCANTARILLAS Y POZOS

El último paso dado por el equipo encargado de la investigación se ha centrado en las arquetas de la red de saneamiento y los pozos cercanos al Parque Cruz Conde y a la finca de los abuelos paternos de las Quemadillas. El pasado viernes, a las 10:00, la Unidad Científica de la Policía Nacional inició el rastreo en un pozo situado en una zona cercana a la Granja del Estado, un lugar próximo al Parque Cruz Conde. Posteriormente, los agentes, en colaboración con técnicos de la Empresa Municipal de Aguas de Córdoba (Emacsa), trasladaron la investigación a un colector de aguas del polígono industrial de Las Quemadas, ubicado en las inmediaciones de la finca de la familia paterna en la que los agentes centraron en un comienzo sus labores. Durante toda la tarde, el equipo de la Policía Nacional inspeccionó diversas alcantarillas y pequeños pozos situados en dicho polígono, mientras que finalizaron las pesquisas en la zona también industrial de El Granadal. Pero, una vez más, los esfuerzos por encontrar a los pequeños no consiguieron dar ningún fruto.

Fuente

http://yeremi-vargas.blogspot.com

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar