Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

El juicio contra 'El Cuco' no logra explicar los enigmas en torno a la muerte de Marta del Castillo

Los padres de Marta del Castillo
Eva Casanueva y Antonio del Castillo, padres de Marta, atienden a los medios de comunicación a su salida de los Juzgados de Sevilla. (José Manuel Vidal / EFE)

El juicio contra 'El Cuco', el menor acusado del asesinato y violación de Marta del Castillo, encara su fase final con la misma expectación que desde el principio ha rodeado este caso. El juez le imputa además un delito contra la integridad moral de los padres y hermanas de Marta, por no desvelar el paradero del cuerpo.
Se suceden las versiones contradictorias sobre lo que ocurrió y los testimonios de los testigos tampoco arrojan mucha más luz. Mientras, los padres de Marta, que acuden todos los días a la Audiencia Provincial de Sevilla, ven cómo se desvanecen las esperanzas de que alguno de los testimonios aporte pistas sobre el paradero del cuerpo de su hija. Los padres han perdido la esperanza de conocer el paradero del cuerpo de su hija
Antes de que arrancara el juicio contra el menor, el pasado 24 de enero, se vivió cierta controversia en relación al tipo de jurado que debía enjuiciar a los acusados mayores de edad (Miguel Carcaño, su hermano, Javier Delgado, su novia, María García, y Samuel Benítez). La Fiscalía Superior de Andalucía se había manifestado a favor de que un jurado popular se hiciera cargo del caso, como pedían los padres de Marta; pero el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) decidió que los imputados fueran juzgados por un tribunal profesional, como pedían las defensas de los acusados.
Los abogados de los padres de Marta también presentaron una cuestión de constitucionalidad para evitar que 'El Cuco' fuera juzgado por un lado, como menor, y el resto de los acusados fuera juzgado por otro. El juez de menores rechazó esta cuestión y también la nulidad que habían solicitado los abogados del hermano de Miguel Carcaño y de su novia, que pedían un solo juicio para no tener que declarar como testigos en una causa en la que también están imputados.
Una vez solventados estos asuntos, arrancó el esperado juicio contra Javier G. M., apodado 'El Cuco'.

Los principales acusados y sus contradicciones

Javier G.M., 'el Cuco': En la actualidad tiene 17 años y es el único menor implicado. El ADN de la joven fue encontrado en el coche de su madre y la Policía cree que él estuvo en la casa de Miguel. Al principio de la investigación confesó su implicación en los hechos, pero luego se retractó y dijo que todo se lo había inventado siguiendo lo que había visto en televisión. Durante el juicio ha reiterado su inocencia y ha dicho desconocer dónde está el cuerpo de Marta. Su coartada consiste en decir que, aunque se encontró con Marta la tarde del 24 de enero, sobre las cinco o las seis de la tarde, posteriormente se fue de botellón a dos zonas distintas de Sevilla, con varios amigos. La Fiscalía ve muy incoherentes sus nuevas declaraciones, porque además no precisa las horas y dice no recordar muchas de las cosas que hizo durante ese día. Además, la Policía tiene pruebas que lo sitúan en la escena del crimen. En ningún momento se ha derrumbado y ha achacado su confesión a la "presión policial" y al miedo a que "incriminaran a su madre". La fiscalía pide para él seis años de internamiento en un centro y tres años de libertad vigilada, además de una indemnización al Estado de 616.319 euros, por los gastos generado por la búsqueda del cadáver. Desde noviembre, vive en un piso tutelado con otros jóvenes, en Puerto Real (Cádiz).

Miguel Carcaño: Tiene 21 años y era amigo de Marta. Tras su detención confesó haberla matado en su casa con un cenicero y, después, con la ayuda de Benítez y 'El Cuco', arrojaron el cuerpo al Guadalquivir. A mediados de marzo de 2010 cambió su declaración e implicó a 'El Cuco' en la muerte (según esta versión la asfixiaron con un cable eléctrico), además de confesar que ambos la violaron y arrojaron su cadáver a un vertedero de basuras. Días después, intentó quitarse la vida en la cárcel.
Este lunes, la psicóloga de la prisión de Sevilla ha afirmado ante el juez que su intento de suicidio fue real, lo que ha sido interpretado por la acusación particular, como una corroboración de su inculpación de 'El Cuco' porque, según José María Calero, abogado de los padres de Marta, una persona resuelta a suicidarse dice la verdad en su declaración inmediatamente anterior.
Durante el juicio Miguel ha retomado la versión de la muerte con el cenicero, insiste en que fue él quien mató a Marta, exculpa a 'El Cuco' y niega que hubiera habido violación. Además ha dicho que fueron 'El Cuco' y Samuel Benítez quienes se deshicieron del cadáver, mientras él, en casa, limpiaba la sangre, por lo que asegura que desconoce el paradero del cadáver.
Carcaño ha reconocido que cambió su primera versión de lo sucedido y habló de violación para ser juzgado por un jurado profesional, y no ciudadano, como finalmente ha conseguido. Su prisión preventiva ha sido prorrogada dos años más, como pedía la Fiscalía, ya que el magistrado entiende que existe un gran riesgo de fuga y de ocultación de pruebas, además del hecho de que todavía no ha aparecido el cadáver. La Fiscalía pide 52 años de cárcel para él.
Samuel Benítez: Amigo de Miguel e inculpado por éste como la persona que le ayudó a deshacerse del cuerpo. En su primera declaración, tras su detención, confesó; pero ahora niega cualquier relación con los hechos. Llegó al juicio a cara descubierta. Estuvo 20 minutos delante del juez, pero se acogió a su derecho a no declarar. Tras su comparecencia abandonó la Audiencia en un taxi, entre los abucheos y los insultos del público congregado a la puerta.
Francisco Javier Delgado: el hermano mayor de Miguel y, según la primera confesión de 'El Cuco', cómplice, al ayudarle a arrojar el cuerpo de Marta al Guadalquivir. Fue el último detenido por el caso. Se ha acogido a su derecho a no declarar tras no prosperar su intención de anular el proceso.
María G.: Es la novia de Francisco Javier Delgado y está imputada por su presunta implicación en el caso, ya que, según el juez instructor, ella y su novio vieron el cadáver de Marta, envuelto con mantas, en el piso de León XIII. Compareció ante el juez el mismo día que lo hicieron su novio y Samuel Benítez, pero, como estos, se acogió a su derecho a no declarar.

Lo que han dicho otros testigos

Un vecino de la calle León XIII de Sevilla, donde supuestamente se produjo la muerte, dijo que en la madrugada del 25 de enero vio a Miguel Carcaño empujando una silla de ruedas y que el joven, al que había visto por la tarde ese mismo día, se había cambiado de ropa.
El dueño de un bar cercano también dijo haber visto, a las 2 de la mañana, a dos personas, una unos 15 cm más alta que la otra, con la cara tapada por el cuello de sus cazadoras, que llevaban un bulto tapado, colocado en los brazos de una silla de ruedas. Ambos se dirigieron a una zona de contenedores de basura, y los vio regresar, poco después, con la silla vacía.
Ambas declaraciones refuerzan la hipótesis de que el cadáver de Marta fue arrojado a la basura, y no al río Gualdalquivir. El abogado de 'El Cuco' ha utilizado estos testimonios para reafirmarse en que nadie ha podido determinar que su cliente fuera una de las personas que empujaba la silla de ruedas.
Ese mismo día, una amiga de 'El Cuco' afirmaba que vio al menor en un botellón en la zona de San Pablo, entre las 8.30 h y las 9.00 h del día 24 de enero, lo que invalidaría la versión de que participó con Miguel en la violación y muerte de Marta. Sin embargo, un día después de esta declaración, nuevos testigos dejan sin coartada a 'El Cuco' entre las 20 y las 22 horas del día 24, la franja horaria en la que se creé que murió Marta. Durante esas horas el joven dejó un botellón en el Polígono San Pablo para irse a otro en Santa Clara, pero mientras, nadie lo vio, y cuando reapareció, se había cambiado los vaqueros por unos pantalones de camuflaje.
Varios amigos de la pandilla en la que estaban 'El Cuco', Marta y Miguel Carcaño, contaron al juez que el menor estaba "enamorado y obsesionado" con Marta y que incluso llegó a salir con una amiga suya para poder estar más cerca de ella. Esta idea es la que también sostiene el padre de la chica, Antonio del Castillo, que cree que 'El Cuco' estaba "encaprichado" de ella. Ese mismo día, la madre de la mejor amiga de Marta declaró que visitó el piso de León XIII a las 5 de la mañana del día 25 y le chocó "el fuerte olor a lejía" y lo colocado y limpio que estaba todo. Allí habló con Miguel Carcaño y con su hermano. Carcaño le dijo que había dejado a Marta en su casa a las 9 de la noche, y su hermano le contó que Marta había estado allí, pero que no había llegado a entrar en el piso. Sin embargo, horas antes, cuando llamó para preguntar por Marta, a la que ya estaban buscando, el hermano le había dicho por teléfono que no la conocía y que hacía mucho que no veía a Miguel. Desde ese momento, dijo se "temió lo peor".
Los policías que participaron en la investigación aseguraron al juez que cuando le dijeron a 'El Cuco' que habían encontrado restos de su ADN mezclados con los de Marta, en el piso, el chico se derrumbó, se puso a llorar y balbucear y dijo que quería declarar, además les dijo que había visto el cuerpo de Marta "con mucha sangre". Después, ya en presencia de su abogado, se cerró en banda, y en lugar de indicarles el sitio desde donde supuestamente habían arrojado el cadáver de Marta al Gualdalquivir, se dedicó a pasearles por distintos puentes sevillanos.
La Policía contó que había hallado restos de sangre en cuatro sitios del dormitorio del piso de León XIII donde supuestamente murió Marta. También  identificaron restos de sangre en una puerta del coche de la madre de 'El Cuco', que según una de las versiones de lo sucedido, usaron los imputados  para trasladar el cadáver de Marta hasta el río. También hallaron huellas de la sangre de Marta en la chaqueta de Carcaño, donde escondió el cenicero con el que la mató y células epiteriales de Marta y Carcaño en la silla de ruedas que, según una de las versiones, se usó para trasladar el cadáver.

Cúmulo de" fatales casualidades"

El juez de instrucción número 4 de Sevilla, que ha instruido el proceso contra Miguel Carcaño, y sus tres cómplices mayores de edad, ha lamentado, en el auto de procesamiento, las "fatales casualidades" que dieron coartada al acusado y "perjudicaron notablemente la investigación policial y judicial". El juez se refiere al testimonio de cuatro vecinos que aseguraron haber visto a Marta hacia las 21.15 horas del 24 de enero de 2009 en el portal de su casa, corroborando así la coartada de Carcaño de que a esa hora la había dejado en la esquina de su calle, tras pasar unas horas juntos. A esto se une la declaración del propio padre de Marta que creía que su hija había subido a casa y usado el ordenador durante esas horas, lo que dio a Carcaño una coartada "sólida" que impidió realizar una investigación temprana sobre él y reunir pruebas.
En un segundo auto de procesamiento, desarrollado para adaptar el proceso al nuevo requerimiento del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de que sea un tribunal profesional quien juzgue a los cuatro adultos, se mantiene por buena la versión de que Miguel Carcaño y 'El Cuco' violaron y golpearon a Marta y después se deshicieron del cuerpo en un lugar desconocido.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar