Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

Perros de rastreo intensifican la búsqueda de Sonia Iglesias cerca de Pontevedra

La búsqueda de la joven Sonia Iglesias Eirín, desaparecida desde hace 41 días en Pontevedra, ha recibido un nuevo impulso este lunes después de días de estancamiento. Un grupo de agentes especializados de la Policía Nacional ha utilizado perros adiestrados para rastrear los montes que rodean el ayuntamiento en la zona límitrofe con el término municipal de Poio.

Fuentes oficiales de la Comisaría Provincial confirmaron este lunes la presencia de los perros de rastreo en los montes de Campañó (Pontevedra) y O Vao y Castrove (Poio), pero aseguraron que la unidad canina estaba realizando tareas de rastreo por una investigación relacionada con el tráfico de drogas.

Frente a esta versión oficial, otras fuentes policiales confirmaron que la presencia de los perros en los montes de Campañó, O Vao y Castrove está relacionada con la investigación abierta por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional el pasado 18 de agosto tras recibir la denuncia de la desaparición de Sonia Iglesias, de 37 años.

Estas mismas fuentes no descartaron que ambas investigaciones (el tráfico de drogas del que habla la Comisaría y la búsqueda de Sonia Iglesias) tengan algún tipo de relación, pero el secretismo que rodea el caso hace imposible hacer públicos más datos acerca de este nuevo avance en una investigación que parecía estancada después de que hace una semana el subdelegado del Gobierno en Pontevedra, Delfín Fernández Álvarez, señalase que las indagaciones seguían su curso y no descartaban ninguna hipótesis.

La Policía Nacional dispone en Galicia de una unidad canina formada por 13 perros especializados, en unos casos, en la búsqueda de droga, y en otros, en la detección de explosivos o búsqueda de personas desaparecidas. La base operativa está en A Coruña, pero los canes se desplazan por toda Galicia para colaborar en las operaciones que desarrollan los agentes. Las fuentes consultadas señalan que estos animales son los que se desplazaron este lunes a Pontevedra.

Tres unidades policiales implicadas

El operativo de búsqueda duró toda la mañana e implicó a tres unidades policiales integradas por entre 10 y 15 agentes de la Policía Nacional y dos perros especializados.
Los agentes y los canes se metieron en zonas muy recónditas de los montes que rodean el Ayuntamiento de Pontevedra, pero a las que ya habían accedido en los días posteriores a la desaparición de Sonia Iglesias voluntarios de Protección Civil y agentes de la Policía Nacional implicados en el dispositivo especial de búsqueda.

Sonia Iglesias Eirín tiene un hijo de ocho y vivía desde hace diez con su pareja de hecho y novio desde los 16 años, Julio Araújo, del que se encontraba en proceso de separación en el momento de su desaparición. La mujer fue vista por última vez sobre las 10.45 horas de la mañana del 18 de agosto por una céntrica calle de Pontevedra haciendo recados después de acudir a un zapatero para dejar a arreglar tres pares de zapatos y a las 13 horas no se presentó a su puesto de trabajo, en la tienda de ropa Massimo Dutti de la ciudad.

Desde entonces, la Policía y sus familiares y amigos la buscan, pero la investigación no tiene pistas contundentes más allá de su convicción de que "no se fue voluntariamente". Desde su desaparición, los familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo de Sonia Iglesias organizaron manifestaciones de apoyo a la familia y batidas vecinales de búsqueda, así como una peregrinación a los Miliagros de Amil (Moraña) y una procesión nocturna de La Merced (Poio).

El ánimo decae

Desde un principio, la familia de Sonia Iglesias ha asegurado públicamente que "no tiene ninguna sospecha sobre nadie" como sospechoso de la desaparición de la chica y que tiene plena confianza en el trabajo realizado por la Policía Nacional en la investigación para dar su paradero y en encontrarla sana y salva.
Sin embargo, 41 días después de su desaparición, el ánimo de la familia empieza a decaer y la desazón empieza a apoderarse de sus padres, su hermana, su cuñado o su pareja de hecho con más fuerza, hasta tal punto que se ha decidido suspender las manifestaciones semanales de apoyo a la familia para evitar el sufrimiento que suponía la asistencia a las mismas a sus allegados.

Fuente

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar