Yeremi Vargas y Sara Morales

Yeremi Vargas y Sara Morales
Yeremi Vargas desaparecido el 10 de marzo de 2007 - Sara Morales desaparecida el 30 de julio de 2006

Jose Carlos Marcos



Desaparecio 24-12-2008

José Carlos Marcos, informático en una empresa de Madrid capital y estudiante de la Escuela de Navales, estuvo con sus padres el viernes día 19 y quedó con ellos para cenar en Nochebuena. Su comportamiento fue normal y nada hacía sospechar que fuera a desaparecer ha dicho Rubén, para quien es como si se lo hubiese tragado la tierra.
La noche del día 24, sin embargo, José Carlos no acudió a cenar y todas las alarmas saltaron en la familia máxime cuando conocieron que el lunes 22 ya no había ido a trabajar.
La familia denunció entonces su desaparición ante la Guardia Civil y pensó que pudiera haber salido a pasear por la montaña y haber sufrido un percance.
De hecho en su armario no se han encontrado las botas de montaña que solía ponerse para dar un paseo, desde la mañana hasta el mediodía, por la montaña, según su hermano. Amante del senderismo, José Carlos solía practicarlo a menudo con sus amigos desde que reside en Manzanares pero no solía hacer largas rutas que implicaran pasar la noche en la montaña.
Dos helicópteros y seis dotaciones de emergencias -cuatro de la Guardia Civil y dos más de los Bomberos de la Comunidad de Madrid- buscan por la sierra de La Pedriza de Madrid a un joven de 30 años que se encuentra desaparecido desde el pasado 19 de diciembre.
Según indicaron fuentes de Emergencias Madrid 112 a Europa Press, los familiares del joven, que reside en el municipio de Manzanares El Real, denunciaron su desaparición el día 25 de diciembre, aunque el chico había salido a la sierra el día 19.
Los familiares sitúan su paradero en el entorno de La Pedriza, si bien los servicios de búsqueda no están completamente seguros de que se encuentre en el área. De momento, la búsqueda no ha dado ningún resultado, y cuando caiga la noche la búsqueda se suspenderá para reanudarse de día.
En ella trabajan, según Emergencias 112, dos dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid, cuatro dotaciones de la Guardia Civil, un helicóptero del departamento de Coordinación de Bomberos y otro de las Bescam.

Horas de angustia en la Sierra

Un terreno abrupto, muy quebradizo y con un espesor de niebla muy denso.
Ocho y media de la mañana en el Collado de Quebrantaherraduras. Este punto de la Sierra es donde, cada mañana, el Grupo Especial de Rescate en Altura del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid (GERA) y la Guardia Civil se reúnen para planificar la jornada. Es su particular cuartel general. La coordinación corre a cargo de aquéllos y lo primero que se hace es estudiar lo recorrido el día anterior y establecer la ruta del día.
Decenas de efectivos componen el despliegue que se encarga de dar con el paradero de José Carlos Marcos del Blanco, el joven de 30 años vecino de Manzanares el Real del que nada se sabe desde el pasado día 20. Que esté en La Pedriza es una hipótesis más que una certidumbre. El último que lo vio fue un compañero de trabajo el viernes 19. El 22 y el 23 no se presentó a trabajar. El 24 le echaron de menos para la cena de Nochebuena. El 25, su madre interpuso la denuncia por su desaparición. Y el 26 empezó la búsqueda por parte de la Guardia Civil. El GERA se sumó al día siguiente, cuando fueron requeridos. Desde entonces, no paran de peinar la zona.
El dispositivo de la Benemérita lo componían ayer diez efectivos del Servicio de Rescate e Intervención en Montaña de Navacerrada (Sereim), además de la Unidad Canina del Instituto Armado. Del GERA son seis personas, además de dos agentes forestales y cinco voluntarios del Grupo de Montaña de Cruz Roja, así como familiares y amigos de Marcos.
¿Por qué se busca en La Pedriza? Por un indicio. Sólo se echaron en falta unas botas de montaña, su mochila y un saco de dormir. Los teléfonos, la documentación y las tarjetas del banco seguían allí, y no se han realizado movimientos en sus cuentas corrientes. Tampoco hay nada raro en sus móviles ni en su ordenador
Un sargento del Sereim de Navacerrada explica las rutas que están siguiendo: «Nos centramos primero en la que solía hacer con un amigo, que va desde Manzanares hasta la Pradera del Yelmo, que se llama la ruta Maeso. Es sobre donde estamos incidiendo».
Y se dividen en tres grupos de montaña, mientras que los perros se quedan en la parte de debajo. La búsqueda se hace por las sendas, pero especialmente en las zonas de mayor peligrosidad, que no son pocas. El terreno es muy quebradizo, la temperatura bajo cero, hay nieve y hielo, y desniveles de 15 o 20 metros. «Debajo de estos terrenos puede habitar una persona», indica el sargento.
A primera hora de la mañana de ayer, la niebla era muy densa. Los propios especialistas tienen que ir muy preparados, porque ellos también pueden ser víctimas del clima y de la orografía. El viento es criminal, «se mete por todas partes», indican. Por el camino, se cruzan con una docena de montañistas o senderistas. «Es una zona muy transitada; es raro que nadie le haya visto».
Mientras, los familiares del desaparecido esperan noticias en la casa de Manzanares el Real. Pero la búsqueda, hasta que se vaya la luz natural, sigue. «Es la única manera de ir descartando zonas, aun sin saber si el chico se fue a La Pedriza». Dos helicópteros, de la Guardia Civil y de los Bomberos, rompen el silencio de la Sierra más abrupta, con una cota de 1.700 metros de la Pedriza posterior, donde se ha ampliado el perímetro de la búsqueda. A dia de hoy 27 de enero de 2009 no se sabe nada de su paradero

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S

 
Subir Bajar